Actualidad
Por Javier Mardones , 2 de diciembre de 2021

Conductora cuenta heroico escape de encerrona en la ruta Paillaco-Futrono

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de 10 meses
Compartir

Imagínate que vienes conduciendo de vuelta de un cumpleaños familiar un apacible miércoles por la noche junto a tus hijos. Un taxi te hace señales para que te detengas a ayudarlo. Dado que es de noche y se trata de una ruta solitaria, decides seguir. Lo adelantas lentamente, y una vez que sigues con la mirada puesta en el camino, sientes que el taxi comienza a acelerar. En primera instancia te extraña que un vehículo que necesitaba asistencia, ahora venga detrás de ti a esa velocidad y con luces altas que te bloquean la vista. Con tus hijos en los asientos de atrás, lo comprendes: quieren hacerte una encerrona.

Esto no se trata de una leyenda urbana, sino que de un hecho real que le sucedió la noche del miércoles a Laura Acuña, una madre de familia que vivió esta tensa y dramática experiencia en la ruta conocida como “camino viejo a Paillaco”, a unos 10 kilómetros del área urbana de Futrono, en las cercanías del cruce Dollinco. 

“Entonces cuando vi que el tipo se tiró a la pista del costado mío para adelantarme, ya, dije, este gallo nos quiere quitar el auto. Así que puse quinta y el pie sobre el acelerador, la aguja subió a 180 km/h y volé”, narra Laura a Diario Futrono.

“El gallo venía entre atrás y a un costado, lo único que quería era alcanzarnos y hacernos la encerrona antes de que llegáramos al cruce. De pronto, justo antes de llegar al cruce, miré para el costado y vi que hay un disco Pare y no pude parar, no iba a parar porque si paraba, me alcanzaba”, continúa.

Luego de este instante, el conductor del taxi, que, para peor, iba acompañado, bajó la velocidad y comenzó a retroceder para volver a las penumbras del camino viejo. Laura y sus hijos ya estaban a salvo.

Reculando esta tensa situación, Laura confiesa que “hasta recién esta mañana le estoy tomando el peso. Si se me hubiesen cruzado adelante, no hubiese temido atropellarlos”.

“A mí me ha costado mucho conseguir lo que tengo y por otro lado son mis hijos, no iba a desproteger a mis hijos, no lo hubiese pensado ni una milésima de segundo”, dice con la voz todavía un poco temblorosa al rememorar la situación, aún víctima de los cargantes “si hubiera”. 

Tramo de la persecución 

Esta valiente mujer, aprovecha para advertir de estos peligros a través de Diario de Futrono, especialmente ahora que comenzará la temporada estival, con muchas personas con vehículos nuevos, con muchos turistas con autos de alta gama. Los malhechores andan a la orden del día y no sólo en Santiago o Valdivia, sino que en todo camino solitario. 

“Ellos todavía piensan que la gente del campo es ilusa, ingenua y buena persona. Aquí aún se piensa en parar y ayudar al prójimo. No, yo no. Lamentablemente, si bien soy una buena persona, yo no pienso en ayudar al prójimo, menos en la noche”, es el amargo eco que queda resonando en los predios del interior de la región de Los Ríos.       

Dato de utilidad pública: Si bien Laura no pudo ver la patenta con claridad, si se percató de que el taxi era un Hyundai Accent, no anterior al año 2017.   

Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario Futrono, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plataforma de Global Channel SPA

Powered by Global Channel