#HistoriasDiarioSur
Autor: Pablo Santiesteban, periodista , 3 de febrero de 2021

El héroe olvidado de la Toma de Corral y Valdivia

Atención: esta noticia fue publicada hace más de 27 días
Juan Francisco de Vidal, quien llegó a ser presidente de Perú en 1842, antes fue el oficial de avanzada en la toma de Corral. Con apenas 24 hombres se tomó el castillo de San Carlos.
Compartir

El teniente Juan Francisco de Vidal, de nacionalidad peruana, fue el oficial que dirigió la avanzada que atacó los fuertes de Corral el 3 de febrero de 1820. Años después llegó a ser presidente de Perú.

El 3 de febrero de 1820 fue el día en que se inició la toma de los fuertes de Corral y posteriormente el 5 de febrero se toma la ciudad de Valdivia. En esos días resonaron los nombres de Thomas Cochrane, Jorge Beauchef y Guillermo Miller, sobre todo cuando el periódico de la época La Gaceta Ministerial los proclamó como “héroes” de la nación, tras saberse en Santiago de la liberación de Corral y Valdivia del imperio español. Pero hay varios héroes desconocidos de ese grupo de 318 patriotas que desafiaron a los casi 1.500 realistas que defendían la guarnición valdiviana y las fortalezas de la costa, uno de ellos es Juan Francisco de Vidal La Hoz.

Juan Francisco de Vidal era de nacionalidad peruana y provenía de una familia hacendada. Había nacido el 2 de abril de 1800 en Supe y conoció a Lord Cochrane en 1819 cuando éste hizo el primer intento de invasión a la nación incaica con la Escuadra Libertadora. Vidal fue admitido como subteniente de infantería de marina en las fuerzas patriotas chileno-argentinas y se le encomendó ser el contacto con los patriotas limeños.

En el verano de 1820 el joven oficial acompañó a Cochrane al sur de Chile en la empresa de tomar las fortalezas de Corral y Valdivia, acción donde se le nombró el oficial de la avanzada, durante el desembarco en las fortalezas de Aguada del Inglés y San Carlos.

El joven teniente de 19 años se hizo cargo de un destacamento de 24 hombres que fueron los primeros en recibir las balas de los soldados del Regimiento Cantabria. Más atrás avanzaron Guillermo Miller y en la retaguardia y dirigiendo el desembarco por tierra el mayor francés Jorge Beauchef.

Fue tal el arrojo del oficial peruano en el ataque que en medio de la acción dijo “Donde entra mi gorra, entro yo”. Durante el avance por los bosques y aprovechando la oscuridad de la noche atacó con bayoneta calada junto a su destacamento y en algunas baterías disparó al aire e hicieron gritos de tal manera que los realistas creyeron que un gran ejército los atacaba. Como los soldados del Regimiento Cantabria huían, los patriotas los persiguieron batería por batería hasta llegar al Castillo de Corral y a eso de la 1 de la madrugada del 4 de febrero perseguidos y perseguidores entraron al mismo tiempo a la fortaleza, acrecentando aún más la confusión entre los españoles. Por esta destacada actuación Vidal fue llamado “El primer soldado del Perú”.

“MUERTE O VICTORIA”

En 1855 Juan Francisco de Vidal publicó sus memorias y en ellas relató cómo vivió el ataque a Corral. El militar peruano recuerda que, pese a intentar engañar a las tropas españolas les dispararon con fuego de cañón desde el castillo de San Carlos y que el almirante Cochrane los arengó de la siguiente manera: “Soldados uno de dos partidos tenéis que tomar, la muerte o la victoria. Son las seis de la tarde hora en que la marea empieza a llenar, si no vencéis seréis sumergidos por las olas o moriréis a manos de nuestros enemigos, y para que no tengáis esperanzas de salvaros, las lanchas veis que ordeno se retiren a bordo". En otras palabras, los patriotas tenían que afrontar una loca carrera para llegar a la playa y esquivar las balas de cañón y disparos para salir con vida.

En sus memorias Vidal recuerda que se decidió desembarcar en una playa borrascosa (Aguada del inglés) donde había una compañía de cazadores realistas. La nave patriota “Moctezuma” abrió fuego y las esquirlas levantaron piedras en la playa que hicieron retroceder a los defensores y eso aprovechó la compañía del teniente Vidal para saltar a tierra al mando del mayor Guillermo Miller. Vidal y sus hombres fueron la vanguardia del ataque e iban en el primer bote. “La playa de que hago referencia, sólo se podía pasar por ella cuando el mar estaba en las seis horas de baja, pues en la creciente las olas chocaban en un cerro inexpugnable”, relata el oficial. 

Vidal relata que la compañía anduvo por una playa muy estrecha, muchas veces “brincando sobre peñas” y de ahí salieron a una playa pequeña que forma bajo los fuegos del castillo. En sus memorias escribió: “sin hacer caso de los fuegos enemigos avancé hasta ponerme bajo sus trincheras en un foso que corría del castillo al barranco, que ellos habían formado para mayor seguridad; la noche era muy oscura y esto favorecía mi empresa; antes de las 9 de la noche el muy fuerte castillo de San Carlos, con toda su guarnición compuesta de 600 españoles peninsulares se hallaban en mi poder, aprisionados por los pocos valientes que me acompañaban, por lo que tuve la satisfacción de saber que Lord Cochrane denominó desde ese momento este castillo con el nombre de Castillo de Vidal”.

El resto de la historia es sabida, en la noche del 4 de febrero se toma el castillo de Corral y por la tarde un destacamento de soldados, guiados por Beauchef, entró a la ciudad de Valdivia. Al día siguiente, el 5 de febrero, Thomas Cochrane entró a Valdivia con el resto del ejército, expresa sus intenciones pacíficas e invita a la ciudadanía a sumarse a la causa de la Patria.

PRESIDENTE PERUANO

Tras su arrojo en la acción de Valdivia, Juan Francisco de Vidal fue ascendido a capitán y pasó a integrar la IV Compañía del Batallón N.º 8 de los Andes. En agosto de 1820 se preparaba en Chile la Expedición Libertadora con destino al Perú y antes de la partida de dicha expedición, Vidal fue comisionado para llevar comunicaciones a los patriotas peruanos, pero naufragó y fue hecho prisionero.

El aguerrido joven peruano pudo escapar y llegar a su ciudad natal. Enterado del desembarco del Ejército Libertador de San Martín en Ancón, se concertó con otros jóvenes de Supe para dar un golpe de mano a los realistas al capturar 500 caballos y 150 prisioneros con su armamento, para posteriormente presentarse ante San Martín.

Se dedicó a organizar guerrillas contra los españoles y se unió a Simón Bolívar, pero lamentablemente se enemistó con el gran prócer de América quien lo desterró a Chile en 1826, pero al año volvió y siguió sirviendo a la causa de su país.

En 1833 inició su carrera política y fue elegido diputado por Lima. En la Guerra de la Confederación Perú Boliviana fue leal a los confederacionistas y tras la Batalla de Portada de Guías de 1836, donde resultó herido, se pasó a las fuerzas restauradoras peruano-chilenas.

El 20 de octubre de 1842 asumió como Presidente de Perú y desempeñó su alto cargo con probidad y desinterés. Sin embargo debió renunciar el 15 de marzo de 1843 ante el peligro de una guerra civil.

Juan Francisco de Vidal La Hoz falleció en Lima el 23 de septiembre de 1863.

 

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?

COMENTA AQUÍ

Grupo DiarioSur, una plafaforma de Global Channel SPA

Powered by Global Channel