Actualidad
Por Roberto Cadagán , 13 de noviembre de 2022 | 19:03

Nothus, orgullo cervecero valdiviano: "Estamos contentos"

  Atención: esta noticia fue publicada hace más de 12 días
Bastián Araya contó que grandes cosas en el futuro de esta exitosa experiencia surgida en un barrio de Valdivia. Crédito: Imágenes cedidas.
Compartir

Bastián Araya, fundador de la cervecería, comenta los desafíos que vienen en el camino de esta empresa galardonada como la mejor cervecería del mundo en la reciente final de la Copa Cervezas de América. 

Por Roberto Cagadán

“Estamos vendiendo toda nuestra cerveza. Eso nos tiene muy contentos porque es un tremendo espaldarazo a lo que hemos hecho en este tiempo elaborando nuestro producto artesanal”.

Así comenta Bastián Araya Fontánez (32) el presente de Nothus Brewing Company de Valdivia, calificada como la mejor cervecería del mundo en la reciente final de la Copa Cervezas de América.

Lo respaldan además tres medallas de oro y una de bronce a sus principales productos, lo que ha llevado a un explosivo interés por conocer y saborear la cerveza producida en calle Santa María de Valdivia.

Fue allí en un barrio residencial de la capital de la Región de Los Ríos, donde en 2015 Bastián y un equipo de colaboradores comenzó a hacer su sueño realidad y que era producir su propia cerveza artesanal.

Como todo emprendimiento, su camino comenzó de manera sencilla en su casa. “Fue una forma de iniciar este camino sin invertir demasiado en arriendos que hicieran aumentar los costos de producción. Esa primera experiencia tuvo un importante respaldo cuando obtuvimos un Capital Semilla”, comenta este maestro cervecero a Diario de Valdivia.

Ese aporte fue clave para formalizar la empresa y crecer en producción que hoy alcanza los 4 mil litros mensuales y que se hacen pocos, porque su cerveza es muy apreciada y más aún tras los reconocimientos logrados en el certamen internacional.

Siempre han postulado a concursos públicos –informa Araya que además es fundador de la empresa- lo que les ha permitido aumentar los volúmenes y crecer en infraestructura.

Con un buen equipo de trabajo compuesto por siete personas jóvenes que están en constante capacitación, Nothus Brewing Company comenzó a explorar el rubro y enviar sus productos a concursos donde obtenían el feedback necesario para mejorar y hacer una cerveza que sobresaliera.

Equipo de colaboradores de la cervecería Nothus. Crédito: Imágenes cedidas.

“Siempre quisimos hacer algo en Valdivia. Acá se comercializa bastante la cerveza y sabía que éramos capaces de hacer un producto de mejor calidad de lo que se podía encontrar en bares y distintos locales. Afortunadamente lo hemos hecho”, relata Araya.

Mediante ensayo y error estos valdivianos lograron una cerveza que ahora les ha permitido actualizar sus equipos productivos al acero inoxidable hace dos años y alcanzar un nivel óptimo para que su preparación fuera de buena calidad.

“Estudiamos y aprendimos mucho en este tiempo. Tenemos un estricto control de todo nuestro proceso. Ponemos mucha atención a nuestros productos, a las temperaturas y presiones para lograr siempre una buena calidad”, dice es maestro cervecero.

“Esto es como un diamante en bruto. Vamos puliendo la receta hasta obtener lo que queremos. Constantemente hacemos ajustes en pro de mejorar”, comenta.

Bastián Araya, como maestro cervecero, supervisa la producción en Nothus. Crédito: Imágenes cedidas.

Variedades disponibles

Actualmente en su local de calle Santa María 686, Nothus tiene a disposición diez variedades de cerveza. Ahí se nota el espíritu de este equipo de trabajo valdiviano dispuesto a conocer cosas nuevas e ir experimentando para ofrecer novedades a sus fieles clientes.

Tenemos diez estilos de cerveza las cuales varían dependiendo de la estación del año”, dice Araya. 

Amanita red ale: cerveza estrella, color rojizo tipo ámbar, aromas caramelos, ligera y fácil de beber.

Apa: cerveza rubia, balance hacia el lúpulo, aromática y fácil de tomar. 

Lenga: una cerveza especial, fermentada con levadura nativa tipo eubayanus, la cual se extrae del bosque patagónico, es un trabajo colaborativo entre la UACh y los cerveceros valdivianos. 

Belgian IPA: Cerveza en colaboración con cerveza Sayka, la cual utilizamos su levadura belga junto con nuestra receta de IPA, la cual añadimos Jengibre y Cardamomo. 

BarleyWine a.k.a Magnitud 9.5: Cerveza de alta graduación alcohólica, madurada con roble americano, el nombre hace referencia a la magnitud del momento del terremoto de valdivia de 1960. 

Neipa: cerveza lupulada, brumosa gracias a la gran adición de avena y lúpulos, aromática y refrescante.

Black IPA: de color negro, una ipa con aromas cítricos y un amargor complejo.

American IPA: cerveza lupulada, aromática y con amargor intenso.

Oatmeal Stout: Cerveza oscura, con adición de avena y coldbrew de café de Guatemala

Golden Ale: cerveza rubia suave y ligera, similar a una industrial.

“Hacemos también cervezas experimentales. Buscamos la novedad. Al producir cerveza artesanal a pequeña escala tenemos la libertad de hacer lo que queramos. No nos encerramos en un solo estilo”, agrega.

En la reciente final de la Copa América de Cervezas, Nothus Brewing Company fue premiada con medalla de oro en tres estilos: Amanita red, american pale ale (Apa) y Lenga.

Amanita red es la premiada cerveza de Nothus. Crédito: Imágenes cedidas.

-¿Cuáles son los atributos de Nothus para sobresalir?

“Usamos productos frescos, de calidad para un proceso minucioso. Aplicamos nuestro conocimiento en cada producto”.

-Las medallas recibidas son un respaldo a tu labor…

“Totalmente, es un espaldarazo, una base para decir que nuestra cerveza es buena. Esto valida nuestros procesos, nuestras buenas prácticas. Estamos contentos por eso”.

-¿Cómo es la relación con la Universidad Austral para crear una cerveza especial?

“A través de un proyecto FIC "Fortalecimiento del aseguramiento de la calidad de la cerveza artesanal en la Región de Los Ríos” y con asesoría de la Universidad Austral aplicamos levadura nativa de los bosques de la zona para hacer cerveza y obviamente, le entrega características muy distintas a cualquier otra”.

-¿La idea es desarrollar un estilo valdiviano de hacer cerveza?

“Sí, se trata de una levadura que sólo se encuentra en la Patagonia. Además, en la zona se están cultivando lúpulos y se aprovecha el agua para hacer una cerveza típica”.

-Buscando una especie de denominación de origen…

“Eso es lo que se busca. Crear una forma valdiviana de hacer cerveza”.

En calle Santa María tienen su local de venta. Crédito: Imágenes cedidas.

Desarrollo empresarial

El futuro viene con desafíos para esta cervecería valdiviana. Ha crecido la demanda por probar sus productos, pero a la vez quieren conservar la calidad.

“Estamos pensando en aumentar los volúmenes de producción. Queremos ver posibilidades de financiamiento y tener un local más amplio”, dice Araya.

-¿Dónde se puede encontrar cerveza Nothus?

“Actualmente sólo en nuestro local. Tuvimos experiencias buenas y malas en otros recintos y restaurantes, pero no se cuida bien la cerveza. Este es un producto artesanal sensible a los cambios de temperatura, a la luz solar. Los que mejor la cuidamos somos nosotros y por eso nos enfocamos en vender en calle Santa María 686”.

“El 90% de la venta directa se realiza en nuestra fábrica, en donde encuentras todas nuestras cervezas ultra frescas. El restante 10% se distribuye en bares de la ciudad. Pronto tendremos canal online de ventas en www.cervezanothus.cl”.

-¿Cuándo esperan tener su local más grande?

“En diciembre. Queremos aumentar nuestra venta de souvenirs Nothus que están muy interesantes y ofrecer algo de comida para acompañar las cervezas. En lo profesional, seguir estudiando y competir en otros eventos”.

-¿Bastián, qué es lo que te deja más satisfecho de lo realizado hasta ahora?

“Que estamos haciendo las cosas bien. Tenemos hartos logros. Nos han llegado muy buenos comentarios, siempre palabras de aliento. Recibimos las críticas directas y como queremos que solo sean comentarios positivos, nos esforzamos mucho en hacer las cosas bien”.

Estos valdivianos ponen especial atención a los detalles en la elaboración de su cerveza. Crédito: Imágenes cedidas.

 

 

 

En 2003, Cristián Olivares empezó con una olla de 50 litros en una mini planta. Casi 20 años después, convertido en emblema de la cerveza valdiviana, genera 100 mil litros mensuales. Anuncia que se vienen nuevas variedades, y explica la diferencia entre el shop y la botella.

Ver más
Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario Futrono, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.
¿Encontraste un error en la noticia?
Grupo DiarioSur, una plataforma de Global Channel SPA

Powered by Global Channel